Quiero jugar, ¿Qué CPU me compro?

Escrito por Carlos Rey a 25 febrero, 2013 en Hardware - 2 comentarios

Elegir un procesador hace un tiempo no era algo sumamente complicado, cuanta más velocidad de reloj y más núcleos mejor solía funcionar y si era de Intel pues mejor.

A día de hoy existen tantos modelos que buscar un procesador para jugar se ha vuelto una tarea complicada y en el mercado nos encontramos con diferente arquitecturas, frecuencias, núcleos, marcas y precios (que para nosotros es lo más importante).

AMD vs Intel

Vamos a elaborar una pequeña lista divida en 3 sectores donde vamos a exponer los procesadores más interesantes de su categoría para jugar:

  • Hasta 75 euros: Los juegos actuales logran aprovechar los procesadores de 4 núcleos y en con este dinero comprar algo de Intel decente resulta imposible. En la competencia, AMD, tenemos al Athlon II X4 60 y al Phenom II X4 965, ambos procesadores bastante potentes para un precio muy ajustado.

 

  • Entre 80 euros y 160: Es la franja ideal para buscar un procesador y no deberías de gastarte menos de este dinero en un procesador. Por unos 110 euros tenemos el Core i3 3220 (el cual yo tengo en uno de mis PCs) que desbanca por completo a algunos AMD del mismo precio aunque solo tenga 2 núcleos (con hyper-threading, eso sí). Y un poco más caro ya rozando los 160 euros tenemos el i5 3350P que es el más recomendado.

 

  • Más arriba de este precio el rendimiento puede aumentar pero ya os digo que el i5 que os acabo de recomendar es más que suficiente para jugar a día de hoy. Entre las opciones más interesantes tenemos el i5 3570k por unos 190 euros y el i7 3930k (LGA 2011) que ya se dispararía de precio en cuanto a componentes necesarios para hacerlo funcionar ya que las placas bases para este socket cuestan un ojo de la cara.

 

Por lo tanto, mi último consejo es que montes un PC equilibrado y cuando tenga tiempo (supongo que dentro un mes más o menos) intentaré realizar una pequeña guía para dar una serie de consejos sobre como montar un PC Gamer con diferentes presupuestos y de forma equilibrada, de nada sirve montar el CPU más potente si luego tenemos unos componentes de hardware que nos hacen cuello de botella y achican las capacidades del cerebro.

Este artículo sería válido de Febrero de 2013 a unos meses más tarde pero quizás en medio año los modelos hayan cambiado y, sobre todo, los precios.