Qué aporta un traductor en el mundo de los negocios

Escrito por Carlos Rey a 7 junio, 2018 en Varios - Sin comentarios

En el planeta existen más de 7.000 lenguas, algunas de ellas más importantes por la cantidad de personas que las utilizan, pero muchas otras son relevantes igualmente para el mundo de los negocios internacionales.

Ser traductor se convierte entonces en una de las profesiones cuya salida laboral sea más extensa, pese a no ser de las carreras más reconocidas. Traducir es un arte que requiere destrezas especiales que son adquiridas por medio del estudio y años de experimentación, y la globalización ha despertado el interés por esta labor tan necesaria, pero que suele pasar desapercibida.

Cuando es necesario contratar un traductor o intérprete

Cuando una compañía decide apostar por la internacionalización, lo primero que ha de necesitar es contratar a un gerente con la capacidad de hablar en diferentes idiomas, al menos, en inglés de negocios, que sería el estándar en el comercio internacional.

Sin embargo, aun cuando la empresa cuente con un personal formado en idiomas, hemos de tener presente que existen una serie de documentos legales, como contratos y declaraciones de impuestos y mucho más, que deben ser traducidos por un profesional verdaderamente calificado.

La traducción jurada de contratos es en sí misma una labor necesaria para los negocios internacionales y además uno de los servicios más promocionado por las agencias de traducción de todo el mundo, esto por las implicaciones que tiene este vinculo legal entre partes, de cara a enfrentarse con los compromisos que corresponden a cada quien dentro de una negociación.

Trasladar los contratos y la documentación legal de una empresa, de un idioma a otro para hacerlos entendibles para la contraparte con la que se establecen relaciones de negocios es el primero y más importante aporte que realiza un traductor profesional al mundo de los negocios.

¿Traductor externo o en plantilla dentro de la empresa?

Traductores profesionales

Luego de entender la necesidad de un traductor profesional para tu compañía, viene el segundo paso, que será determinar el volumen de trabajo que tienes para él, el nivel de dedicación que necesitas y la cantidad de dinero que estas dispuesto a invertir en sus servicios. Todo esto va a depender del tipo de negocio y la manera en que establezcas los procesos internos de la compañía.

Un traductor que trabaje contigo pero se maneje por proyectos tiene grandes ventajas porque solo requieres pagar por los servicios cuando los necesites, pero la desventaja de que puede que cuando tengas una urgencia no pueda prestar servicios porque se encuentra trabajando en el proyecto de otro cliente.

De incluir a un traductor en tu plantilla de empleados superas esa desventaja y tienes a alguien que trabajará atendiendo única y exclusivamente tus necesidades dentro del horario laboral, pero con la desventaja que deberás hacer pagos fijos mensuales aun cuando su trabajo no sea necesario realmente los 30 días del mes.  Esta es entonces una decisión que debes tomar pensando en la necesidad real de tu compañía y la capacidad de inversión que tengas.