Tutorial: Mover programas o juegos de un disco duro a otro sin reinstalar

Escrito por Carlos Rey a 17 octubre, 2012 en Tutoriales y Windows - 2 comentarios

Los discos duros han ido aumentando de capacidad con el paso de los años pero esto no quiere decir que no se llenen, la cantidad de información que guardamos en los mismos ha aumentado de forma bestial, una simple película en 1080P puede ocupar cerca de 50 GB (la capacidad de un Blu-Ray) y los últimos juegos del mercado vienen pegando fuerte.

Cuando un disco duro, o una partición del mismo se llena, tenemos que optar por ampliar espacio con otro disco duro (o vaciar chatarra, un método más económico y efectivo), pero uno de los principales problemas es cuando estamos hablando de migrar instalaciones de programas o juegos a otras particiones ya que, en la mayoría de los casos, no basta con mover los archivos de la instalación.

Pero existe una solución, se llama SymMover. Este software te permite mover un programa de partición sin tener que reinstalar de nuevo ya que, mueve sus archivos asociados y cambia los directorios por los de la nueva ubicación. Utilizarlo es muy sencillo, solo tenemos que seguir los pasos de este tutorial:

En primer lugar nos vamos a la web de Moba Sotftware y descargamos SymMover (puedes utilizar este enlace). Una vez instalado (desmarca opciones para no instalar barritas molestas), lo abrimos y echamos un vistazo a su interfaz (la primera vez tarda un poco ya que busca todas las instalaciones de programas).

 Hacemos clic en el botón de la imagen, una vez echo esto, nos saldrá una lista con todos los programas que tenemos instalados en el equipo.

Seleccionamos el que vamos a mover (yo en este caso he escogido Opera como ejemplo) y hacemos clic en el botón Add Folder.

Se puede mover directamente u optar por cambiar el destino, para cambiar el destino observamos en la imagen cual es el botón que queremos pulsar y si queremos mover el programa directamente hacemos clic en el botón anterior. Por defecto, crea una nueva carpeta en la partición siguiente con el nombre de SymMover.

Una vez la movemos, esperamos a que se complete el proceso y observamos como ya tenemos el programa en la nueva ubicación.

Y por último, probamos si funciona el programa una vez movido, efectivamente, no hemos notado la diferencia.

Ha resultado un proceso muy sencillo, muy útil sobre todo para los que usamos un SSD de poca capacidad (los de mucha son bastante caros) y queremos mover los programas con los que estamos trabajando para disfrutar de un rendimiento perfecto.

Si tienes problemas no te lo pienses, escribe tus dudas en los comentarios.