Saltar al contenido

Sustituyendo establecimientos físicos con servicios digitales

Quienes hoy en día tratamos de salir de casa lo menos posible sabemos perfectamente que hay cosas en nuestras rutinas que no son fáciles de sustituir: hábitos, personas, experiencias… No obstante, en tiempos en los que se torna complicado seguir al pie de la letra nuestras actividades comunes, debemos echarnos un clavado dentro de las infinitas posibilidades que el mundo nos presenta. Desde vivir en la realidad lo que antes sólo era ficción, hasta potencializar increíblemente nuestro día a día.

“¡Vivimos en una época como ninguna otra!” “Qué tiempos para estar vivo”: es habitual escuchar estas frases de los grandes pensadores de la actualidad, haciéndonos imaginar o pensar en autos voladores que nos llevarán a cualquier parte o instrumentos que extiendan nuestra realidad; aunque a decir verdad, un millón de posibilidades ya nos cambian la vida, sustituyendo actividades que eran impensables para otras generaciones… y lo hacen de forma prácticamente imperceptible. Pero, ¿cómo lo logran?

  • Un salvavidas llamado fintech
  • Entretenimiento online para pasar el rato
  • Supermercado y comida a domicilio
  • Convivencia a distancia

Nuevos servicios digitales

Un salvavidas llamado fintech

Uno de los sectores conocidos por ser más estirados son los bancos. No obstante, son una de las organizaciones con más innovación en los últimos años. Tanto es así que ya no es necesario acudir a una sucursal bancaria para realizar operaciones que antes nos hacían perder decenas de horas a la semana. Ahora, al pulsar un par de veces en la pantalla de nuestro smartphone podemos hacer casi cualquier cosa con nuestro dinero.

Y aquí es donde se abre paso la competencia: las llamadas empresas fintech. Los bancos tradicionales, al contar con esa gran estructura detrás, se han vuelto un tanto lentos en adaptarse a los nuevos tiempos. Aún requieren realizar ciertos procesos de forma presencial y de trámites burocráticos que parecen impensables en el siglo XXI. Las fintech ofrecen, hoy en día, soluciones muy específicas, como banca de ahorro, créditos de distintos tipos, pagos internacionales o de divisas; todos ellos sin salir de casa. Tal es su flexibilidad que en México muchas de estas nuevas empresas financieras son capaces de enviar hasta una tarjeta bancaria en menos de 24 horas y realizar todos sus procesos de apertura por medio de un formulario desde nuestra casa u oficina.

Entretenimiento online para pasar el rato

Si no tenemos la facilidad de acudir a un evento deportivo o lugar de juego, el entretenimiento online suele ser una alternativa a la que recurren muchas personas con el afán de matar un poco el aburrimiento. Casi por centenares se pueden contar los sitios a nivel global que permiten seguir eventos deportivos en streaming o jugar en mesas virtuales como si estuviera uno en Las Vegas. Aunque claro, el segmento de mercado al que están dirigidos este tipo de negocios es muy distinto al tradicional.

Por ejemplo, los casinos online más populares de México, suelen atraer a personas más jóvenes a través de Internet que sus contrapartes tradicionales. Jóvenes que gustan de los juegos de blackjack o de los torneos de poker, … los grandes eventos; cuando los establecimientos tradicionales buscan a las personas de mayor edad a través de eventos con los que ya están familiarizados. Para nosotros, o cualquier otro que busque un poco de entretenimiento, esto solo representa una mayor oferta para una misma necesidad de ocio. Algo que podemos aprovechar desde casa, con la familia o simplemente en esos 15 minutos libres sentados en el sofá.

Supermercado y comida a domicilio

Algo que poco a poco se abre camino en nuestro país es la compra de abarrotes a través de aplicaciones o plataformas digitales. Lamentablemente no se ha avanzado tan rápido como en países como Brasil, Alemania o España, pero si se siente un ligero avance en la confianza que tiene el usuario medio respecto a la confianza en este tipo de servicios.

Algo que ayuda mucho son las plataformas de comida a domicilio que, aunque no son tan radicales para el usuario no experimentado, permiten entender un poco más fácilmente y cotidiana el proceso de compra venta de un servicio de recolección-entrega. Dicho servicio también resulta muy conveniente si no podemos acudir a un supermercado de forma física o si buscamos ahorrarnos ese tiempo en actividades más provechosas de trabajo o al momento de querer compartir con la familia. Incluso, si llegáramos a evaluar el tiempo, combustible y otros factores, en muchos casos resulta mucho más conveniente que nos entreguen el super directamente hasta la puerta de nuestra casa.

Convivencia a distancia

El ritmo del mundo moderno también nos ha cobrado factura. Ya no es tan fácil vernos todos los días. ¿Y a quién no le ha pasado que convoca a una reunión con amigos y simplemente la termina cancelando por problemas de agenda diversos? Esto es más común de lo que parece. Pero en tiempos de la interconexión y de una velocidad de Internet cada vez más estable es cada vez más fácil estar en contacto con nuestros seres queridos a través de plataformas de comunicación a distancia.

Microsoft, Apple, Google y muchas otras, tienen sus propias soluciones de comunicación a través de videollamadas uno a uno y hasta grupales totalmente gratis. Así que, si lo que buscamos es decirle a una persona algo a los ojos o de viva voz sin salir de casa, no hay pretexto para simplemente no hacerlo. La ventaja más reciente en este tipo de servicios es que la compresión en el manejo de datos ha avanzado de forma alucinante, así que, incluso haciéndolo desde una conexión móvil, podemos tener una vídeollamada de altísima calidad sin gastar apenas en nuestra tarifa de datos.

En fin, ya no tenemos pretextos para que en este 2020 mudemos nuestra rutina de actividades en el mundo real a una completamente basada en el esquema digital.